Atención al cliente

Lun - Vie 8:00 a 19:00h

Teléfono

+ 34 973 989 110

Email

info@ribeplac.com

Contrato de servicio completo que incluya proyecto y obra

Una reforma integral periódica es necesaria para cualquier propiedad. Si tienes una vivienda propia en la zona de La Seu d’Urgell, valora realizar obras de mejora. Si tardas demasiado en ejecutarlas, pueden empeorar las estructuras. Al final, este tipo de decisiones encarecerán el presupuesto de tus reformas integrales. Si quieres tener un buen servicio de obra, contrata el servicio completo que incluya tanto el proyecto como la ejecución. ¡Seguro que no te arrepientes de los resultados!

¿Por qué realizar una reforma integral en La Seu d’Urgell?

Las viviendas son espacios que tienen que funcionar y rendir siempre confortablemente. Por eso, es importante que dispongan de todos los medios necesarios para lograrlo. El objetivo es simple: continuar viviendo cómodamente sin afectar a las estructuras y con toda la estética que más te guste. Para ello, no solo se necesita un buen equipo de profesionales encargados de levantar la compañía cada día, sino medios y herramientas para trabajar y, por supuesto, un espacio acorde para realizar actividades familiarmente.

Por esta razón, es imprescindible renovar las viviendas de vez en cuando, para seguir aportando lo necesario tanto a los familiares como a las visitas. Las reformas totales son rápidas porque se ejecutan por varios profesionales especializados. Las remodelaciones en la propiedad se ejecutan en un par de meses, siempre que se cuente con una empresa profesional. También es importante darle un cambio de aire a la estética de los espacios, sobre todo si son estancias que se deterioran rápido.

Algunas cosas que tener en cuenta para las reformas integrales

Si no eres arquitecto, no intentes actuar como tal. Lo primero que necesitas es una empresa de reformas en la que confiar. Esta se encargará de proporcionarte todos los consejos necesarios. No solo durante la ejecución de la obra, sino antes y después. En la toma de decisiones, es imprescindible que los obreros cuenten con la experiencia y los medios necesarios. Así, te podrán diseñar un plano y podrás ver cuál es la opción más estética y útil para tu compañía. También se encargarán de ofrecerte asesoramiento técnico.

Algo que también tienes que tener en cuenta es que debes disponer de un presupuesto flexible para llevar a cabo tu reforma. Si nada cambia, es posible que los proyectos presentados sean sin aumento de coste hasta el final, pero también existe la posibilidad de que suceda algo. Este suceso no tiene que ser negativo, sino, por ejemplo, una nueva necesidad. Imagina que piensas que es mejor crear más baños o hacer más estancias, que tu familia crece y amplías la vivienda con la de al lado… Intenta tener fondos disponibles.

No pretendas abaratar costes por todas partes. Piensa que es tu casa la que estás reformando. La imagen de tu vivienda depende en gran parte de cómo te muestres hacia los demás y hacia las personas con las que convives. Por eso, cuida todos los detalles. A pesar de que la estética es importante, la utilidad de los espacios de trabajo o de consumo también es una parte esencial. Si no sabes cómo mejorar el diseño anterior, confía en los profesionales y realiza todas las preguntas que necesites. Te asesorarán para decidir.

Tampoco quieras ser demasiado rápido: es mejor empezar más tarde con el proyecto perfecto y habiendo revisado bien cada parte de la obra. Las prisas en muchas ocasiones hacen que las obras duren más tiempo y que se obtengan peores resultados. Lo más aconsejable es que estudies bien el proyecto de obra antes de decidirte y, una vez que lo tengas, planifiques con tiempo el período de ejecución. Así el espacio estará inhabilitado el menor tiempo posible y podrás aprovechar el plazo como vacaciones.

Por último, otra cosa que tienes que tener en cuenta es que conviene que tengas los requisitos básicos de la reforma claros desde el principio. Así, podrás comunicarlos a la empresa, que los tendrá en cuenta antes de darte las propuestas. Aunque te parezca poco importante, este detalle inicial va a hacer que el proceso sea mucho más rápido, porque se sabrá lo que buscas. Además, hay otros aspectos importantes que tienes que pensar a la hora de reformar integralmente tu negocio y supondrán ahorros a largo plazo:

  • Apuesta siempre por introducir mejoras energéticas que disminuyan el consumo y el gasto de electricidad.
  • No escojas materiales de mala calidad.
  • Infórmate sobre si puedes solicitar subvenciones. 

En conclusión, puedes elegir una reforma integral a tu medida. Intenta ir paso a paso y no apurarte en los procesos de la obra. De esta manera, te garantizas que los resultados serán mejores y más ajustados a tus necesidades. Ante cualquier duda, no olvides que puedes preguntar a tu compañía de referencia, que se encargará de ofrecerte asesoramiento antes, durante y después de la reforma de tu propiedad. ¡Vuelve a renovar tu vivienda con una reforma a tu medida!

imagen

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest